DOS MUERTOS Y UNA TREMENDA CONMOCIÓN EN MALABRIGO

Un hombre que era intensamente buscado apareció muerto en un pozo ciego, en evanzado estado de descomposición. El dueño del campo se envenenó y también murió.
Joaquín Tapari tenía 43 años y su cuerpo fue encontrado en la siesta de este martes 22 de junio en una casa de campo en Malabrigo. Su cadaver estaba dentro de un pozo negro que alguien se encargó de poner una tapa encima.

Tapari era oriundo de Entre Ríos, Y estaba en recuperación de las adicciones en El Buen Samaritano que está en Malabrigo y desapareció el 10 de junio, pero extrañamente la denuncia se realizó recién seis días después.

Luego de la denuncia se enviaron a la zona perros expertos en la búsqueda de personas con vida y cadáveres y fueron a la casa de un hombre con el que Tapari había tenido contacto con él en esta institución.

Cuando los policías llegaron a la casa encontraron a Roberto Perrone que les abrió la puerta y permitió que ingresen. Cuando comenzaron a destapar un pozo negro Perrone desapareció, cuando lo encontraron nuevamente estaba agonizando, visiblemente envenenado. Inmediatamente lo trasladaron al Hospital de Malabrigo donde se comunicó su muerte.

Perrone y Tapari habían estado en una fiesta el día 10 de junio.

A las 8.30 de este martes los policías fueron a la casa de Perrone. Este hombre le había dado alguna ayuda durante el tratamiento de Tapari.

Los policías ya habían tomado contacto ayer con Perrone y en un momento pensaron que se iba a quebrar pero eso no ocurrió y de todos modos decidieron ir a realizar una requisa de la vivienda. Los policías sospechaban que Perrone sabía mucho más de lo que contaba. Tenían el dato de que la noche del 10 de junio habían cenado juntos donde además estiman que habían invitado a una mujer, o dos.

Perrone abre la puerta a los policías y cuando se sintió acorralado fue hasta un galpón y toma un poderoso veneno. Cuando los policías volvieron a verlo ya estaba agonizando y horas después murió.

El Fiscal Leandro Mai quedó a cargo de la investigación y ordenó la realización de las autopsias sobre los dos cuerpos.

La cena del 10 de junio
La familia Nasiff le dio a Perrone una casa de campo, que está a cuatro kilómetros del casco urbano de Malabrigo. En esa casa se realizó una fiesta donde invitaron a una mujer.

Esta mujer dio su testimonio completo e incluso cueta que mantuvieron relaciones sexuales y luego ella se fue de la casa. La mujer asegura que no hubo, o al menos no vio, drogas en el lugar ni excesos de ningún tipo.

Luego de eso Tapari y Perrone quedaron solos y este último le manda un mensaje a una travesti y en ese audio se nota claramente que estaba o muy borracho o muy drogado. La travesti dio su testimonio completo y contó que ella no fue pero sí entregó los mensajes y ese audio que es clave también en la investigación.

La principal hipótesis
Los investigadores sospechan que Perrone mató a Tapari, con quien había mala relación dentro del Buen Samaritano o que una noche de excesos lo llevó a la muerte y Perrone lo ocultó. Lo ocultó en el pozo negro y al sentirse acorralado por los policías se envenenó.

Los detalles recién podrán conocerse mañana luego de la realización de las autopsias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − once =

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?